Obra arquitectónica de Le Corbusier – Contribución excepcional al Movimiento Moderno (Sitio oficial Unesco).

La candidatura fue presentada de modo conjunto por Argentina, Alemania, Bélgica, Francia, India, Japón y Suiza, y representa la incorporación de un décimo sitio para nuestro país: la «Casa Curutchet», ubicada en la ciudad de La Plata, provincia de Buenos Aires

Casa CurutchetLa nominación es una candidatura trasnacional seriada integrada por 17 bienes (entre ellos, la casa en la que residió el cirujano Pedro Curutchet, erigida en 1949). Se trata de construcciones representativas que, en su conjunto, constituyen una respuesta extraordinaria a algunos planteos fundamentales de la arquitectura y la sociedad en el siglo XX y poseen Valor Universal Excepcional. Los bienes que integran la postulación se hallan en siete países, a lo largo de tres continentes, y expresan la internacionalización de una práctica arquitectural. Son obras innovadoras, reflejan nuevos conceptos y dan cuenta de la influencia significativa de este profesional sobre amplias áreas geográficas. En tanto serie, estos sitios simbolizan las ideas del Movimiento Moderno en el mundo.

Los principios arquitectónicos y compositivos propios de Le Corbusier se sintetizan en la realización de la «Casa Curutchet»: los pilotes, la planta libre, la terraza jardín, el uso de la rampa y de los parasoles, y el equipamiento como parte inseparable de la casa. El edificio –que fue restaurado en 1987 y puesto al resguardo del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires desde 1990– es muestra fiel del rol trascendente del suizo en el hacer arquitectónico, la práctica urbana y el pensamiento de discípulos y seguidores. El valor de la «Casa Curutchet» trasciende a la construcción en sí misma, porque expresa el significado que la obra y la teoría de Le Corbusier adquirieron y mantienen en América del Sur.

La aprobada es una tercera versión de la nominación, que ya había sido presentada ante el Comité Intergubernamental en 2009 y 2011, y diferida en base a diversas observaciones. Desde 2011, los países participantes articularon –junto al Centro de Patrimonio Mundial y al ICOMOS– la reelaboración de una postulación que permita un resultado exitoso de la iniciativa, es decir, la inscripción del bien en la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco.  Argentina participó activamente de todas las instancias de reescritura del dossier, y la continuidad de la «Casa Curutchet» en la nominación fue asegurada con las presentaciones y contribuciones sostenidas del Comité Argentino de Patrimonio Mundial presidido por la Comisión Nacional Argentina de Cooperación con la Unesco, y con la cooperación de autoridades provinciales y municipales del ámbito cultural.

La inscripción de esta serie en la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco es el cierre de oro para una década de trabajo muy significativo, por parte de nuestro Ministerio en colaboración con otras áreas de gobierno, en términos de cooperación internacional para la conservación y protección del patrimonio mundial